Vals con Bashir

Una joya de menos de hora y media de duración que explora los recovecos de la memoria y las miserias de la guerra. Ari Folman demuestra que se pueden encontrar los recuerdos que quisimos olvidar y, además, hacerlo de una manera hermosa e inteligente.

Es mi historia personal. La película empieza el día que descubrí que algunas partes de mi vida se habían borrado de mi memoria. Los cuatro años que trabajé en VALS CON BASHIR me provocaron un violento trastorno psicológico. Descubrí cosas muy duras de mi pasado y, sin embargo, durante esos cuatro años, nacieron mis tres hijos. Puede que lo haya hecho para mis hijos. Para que, cuando crezcan y vean la película, les ayude a saber escoger, a no participar en ninguna guerra.

Ari Folman

Share

Esta entrada fue publicada el junio 19, 2009 a las 10:41 pm. Se guardó como Cine, Miradas y etiquetado como , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “Vals con Bashir

  1. elbandolerostanco en dijo:

    Una manera hermosa, inteligente, pero quizà un poco “auto-absolutoria”: la remoción del recuerdo e la suferencia en el dejar que reaflore al principio me hicieron pensar en un sentimiento de culpa, pero al final parece mas una justificación que una admision (una justificación con si mismo, con los demas y quizà mirando justo a sus tres hijos, que un dia podrian juzgarlo..): éramos jovenes de veinte años, sin ninguna experiencia de la guerra y de la vida, y nos parecìa todo un juego…
    Tal vez es un poco asì.
    Pero las imagenes finales, las parablas de los sobrevivientes y de los periodistas, ademas de los numeros sobre la matanza de Sabra e Shatila nos cuentan otra verdad: hablan de una masacre a sangue fria, feroz, bestial.
    Que fuera una accion premeditada, parte de un plan preciso, eso los reclutas probablemiente lo ignoraban; sin embargo la masacre fue llevado a cabo tambien por reclutas como el, que, si bien chavales de veinte años, por supuesto la conciencia de lo que estaban haciendo no podían no haberla.
    Si no se parte de esta presuposición, se acaba siempre en el abusado “Stavamo solo eseguendo gli ordini”. (no sè come traducirlo, lo siento, pero espero se entienda igualmente lo que quiero decir).

    • Se entiende perfectamente lo que quieres decir: “estábamos sólo obedeciendo órdenes”. Gracias por tus atinados comentarios.
      Ccreo que para el protagonista el olvido era un mecanismo de supervivencia, el único que le podía permitir borrar de su conciencia moral las imágenes de Sabra y Shatila. Pero se trata de un mecanismo tramposo que las víctimas no se pueden permitir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s