Cuadernos de Tunez: Las dunas bailan al amanecer

La alarma sonó a las seis menos cuarto y en pocos momentos dejé el campamento a mi espalda y me encontré caminando sobre la arena. Una leve bruma había humedecido el desierto y, como un espejismo, desaparecía antes de ser tocada por la luz. La arena endurecida facilitaba mis pasos, avancé cruzando dunas cada vez más altas y, de pronto, comenzó una fiesta que no esperaba ningún invitado. El sol abrió la puerta y caminé sin rumbo, poseído por la luz, borracho de sombra, en la sala vacía en que las dunas bailan al amanecer.

Esta entrada se publicó el agosto 21, 2008 en 9:37 pm y se archivó dentro de Escrituras. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s