Cuadernos de Tunez: Las cuatro clases

Hay cuatro clases de tunecinos, me comenta Abderrazak, mientras esperamos sentados el autobús que debería llevarnos a Tozeur. Abderrazak no es sociólogo y por eso en sus palabras distingo el sentir de la calle -esa que algunos teóricos piensan que ni siente ni padece-. La primera  categoría no debe ser muy numerosa, pues no entiendo quienes forman parte de ella. La segunda es la de aquellos tunecinos que han hecho fortuna en Europa. La tercera, la forman los que tienen un trabajo fijo. La cuarta, la de aquellos que van encontrando un trabajo aquí y otro allá, alternando ocupaciones esporádicas con frecuentes momentos sin empleo -ni subsidio: esto no es Europa-. Esta última, la más numerosa, es a la que pertenecen la mayoría de los tunecinos, y a la que supongo que pertenece Abderrazak, que trabaja ocasionalmente como animador turístico en Hammamet y lo encuentro en pleno comienzo de la temporada alta acudiendo a su hogar natal a 10 kilometros de Tozeur.

Esta entrada se publicó el agosto 18, 2008 en 9:32 pm y se archivó dentro de Escrituras. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s