La niebla

Tú que también has visto un cielo en llamas

y a veces dudas si es real un hombre,

amas la vida con saber que es tiempo,

amas la luz violeta de las tardes,

la cal y unos geranios, la inocencia

de la tierra mojada, el libro intenso,

las playas solas con el viento en calma,

el fuego, la amistad, ciertos lugares,

y, desde el día que pasó a tu lado,

amas cada latido de ese cuerpo

a la vez frío y grato, como el alba,

cada respiración, cada saliva,

amas sus ojos hechos de agua pura,

amas su piel, su sangre bondadosa,

sus equivocaciones, su sonrisa

como un faro en la niebla, y ese gesto

suyo que mezcla ingenuidad y gracia.

[…]

Sin saber que es amor siente el amor

más plenamente quien lo sueña a solas.

Sin saber que es jazmín huele el jazmín.

Huele la rosa sin saber que es rosa

y que es breve su vida. Y sin embargo,

nadie puede ignorarse. Y sin embargo,

para decir: te quiero, nadie puede

arrancar una flor sin marchitarla.

José Mateos: La niebla (Pre-textos)

Esta entrada se publicó el junio 20, 2006 en 10:02 pm y se archivó dentro de Lecturas, Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s