Los espectadores y el imperio

A los hombres de aquella época debía de parecerles que el poder de Roma sería eterno. Pero, generalmente, las catástrofes llegan del desierto. Damasco sería la primera en sufrirlas. Ni siquiera en Antioquia, en el año 260 a.C., podía el pueblo prever una incursión por el este. Un día, reunidos en el gran teatro, vieron que uno de los actores levantaba la mirada hacia las montañas y, súbitamente, exclamaba:-¡O estoy soñando o los persas se nos echan encima!-y el público rompió a aplaudir en el momento en que las lanzas caían sobre ellos…

Colin Thubron, Entre árabes (Península)

Caerá el imperio y otro se levantará ante nuestros ojos enfervorecidos por el inmenso espectáculo: somos espectadores antes que ciudadanos y nada importa que la sangre que salpique la pantalla sea un anticipo de nuestra propia muerte.

A. P. R.

Esta entrada fue publicada el febrero 11, 2006 a las 8:01 pm. Se guardó como Escrituras y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s