Instante

CONTRIBUCIÓN A LA ESTADÍSTICA

De cada cien personas,

las que todo lo saben mejor:

cincuenta y dos,

las inseguras de cada paso:

casi todo el resto,

las prontas a ayudar,

siempre que no dure mucho:

hasta cuarenta y nueve,

las buenas siempre,

porque no pueden de otra forma:

cuatro, o quizá cinco,

las dispuestas a admirar sin envidia:

dieciocho,

las que viven continuamente angustiadas

por algo o por alguien:

setenta y siete,

las capaces de ser felices:

como mucho, veintitantas,

las inofensivas de una en una,

pero salvajes en grupo:

más de la mitad seguro,

las crueles

cuando las circunstancias obligan:

eso mejor no saberlo

ni siquiera aproximadamente,

las sabias a posteriori:

no muchas más

que las sabias a priori,

las que de la vida no quieren nada más que cosas:

cuarenta,

aunque quisiera equivocarme,

las encorvadas, doloridas

y sin linterna en lo oscuro:

ochenta y tres,

tarde o temprano,

las dignas de compasión:

noventa y nueve,

las mortales:

cien de cien.

Cifra que por ahora no sufre ningún cambio.

CIERTA GENTE

Cierta gente huyendo de cierta gente.

En cierto país bajo el sol

y bajo ciertas nubes.

Dejan tras de sí su cierto todo,

campos sembrados, ciertas gallinas, perros,

espejos en los que justamente se contempla el fuego.

Llevan en la espalda cántaros y hatillos,

cuanto más vacíos, cada día más pesados.

Tiene lugar calladamente el detenerse de alguien,

y en el tumulto, el arrancarle el pan alguien a alguien

o el sacudir al niño muerto de alguien.

Continuamente ante ellos un cierto no hacia allá,

un no es éste el puente que hace falta

sobre un río extrañamente rosa.

Alrededor ciertos disparos, más lejos o más cerca,

y en lo alto un avión que, un poco, se balancea.

No estaría mal una cierta invisibilidad,

una cierta parda pedregosidad,

y aún mejor un cierto no-haber-sido

por un tiempo corto o hasta largo.

Algo ocurrirá todavía, pero dónde y qué.

Alguien les saldrá el paso, pero cuándo, quién,

de cuántas formas y con qué intenciones.

Si es que puede elegir,

quizás no quiera ser un enemigo

y los deje con una cierta vida.

FOTOGRAFÍA DEL 11 DE SEPTIEMBRE

Saltaron hacia abajo desde los pisos en llamas:

uno, dos, todavía unos cuantos

más arriba, más abajo.

La fotografía los mantuvo con vida,

y ahora los conserva

sobre la tierra, hacia la tierra.

Todos siguen siendo un todo

con un rostro individual

y con la sangre escondida.

Hay suficiente tiempo

para que revolotee el cabello

y de los bolsillos caigan

llaves, algunas monedas.

Siguen ahí al alcance del aire,

en el marco de espacios

que justo se acaban de abrir.

Sólo dos cosas puedo hacer por ellos:

describir ese vuelo

y no decir la última palabra.

APUNTE

Vida: única manera

de cubrirse de hojas,

tomar aliento en la arena,

alzar el vuelo con alas;

ser perro

o acariciar su cálido pelaje;

distinguir el dolor

de todo lo que no lo es;

tener lugar en los hechos,

meterse en las vistas,

buscar el menor de los errores.

Excepcional ocasión

para recordar por un momento

sobre qué se habló

con la lámpara apagada;

y para una vez al menos

tropezar con una piedra,

mojarse con alguna lluvia,

perder la llave en la hierba;

y dirigir la mirada tras una chispa en el viento;

y sin cesar no saber algo importante.

Wislawa Szymborska: Instante (Igitur)

Esta entrada fue publicada el marzo 3, 2008 a las 11:15 pm. Se guardó como Lecturas, Poesía y etiquetado como , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s